Internacional09·10·2019 | 08:19

Un pingüino recorre 2.500 kilómetros nadando por el mar de Tasmania

Ha viajado desde Nueva Zelanda hasta Australia, donde fue encontrado por varios veterinarios

  • Melbourne, Australia
  • 0m 53s.
  • Locutado
Formato de video

Descargar

Has superado tu número máximo de descargas este mes.

Si quieres seguir descargando más vídeos contacta con el departamento comercial de Atlas

Ir a la página de contacto

Un pingüino se ha convertido en el protagonista de una increíble historia en Australia. Fue encontrado por varios veterinarios del zoológico de Melbourne totalmente desnutrido y le llevaron al centro. Allí revisaron su salud: le midieron, le pesaron, le hicieron radiografías y además, le alimentaron porque necesitaba cuidados intensivos. El motivo es que acababa de llegar de una travesía de 2.500 kilómetros, una distancia que ha recorrido él solo nadando. Salió de Nueva Zelanda y nadó por el mar del Tasmania hasta llegar a Australia. Ahora, ya recuperado después del largo viaje, le han devuelto a su hábitat natural que es la playa. Sus cuidadores todavía no comprenden la razón de su viaje ni como lo ha conseguido, tan solo intuyen que podría estar buscando comida. Lo único que tienen claro es que se ha convertido en un auténtico viajero.

-Redacción-

Martes, 25 de Febrero

Atlas ofrece hoy servicio desde los siguientes puntos:

SANTA CRUZ DE TENERIFE: Un turista italiano se convierte en el tercer caso de coronavirus en España

SOBA (SANTANDER): El incendio forestal del municipio de Soba es el único que continúa activo

VALENCIA: Plácido Domigo pide disculpas y asume todas las consecuencias de las acusaciones por acoso sexual

JAÉN: Cortan la A-4 entre Santa Elena y La Carolina para reclamar soluciones en el sector del olivar

MERIDIANA (BARCELONA): Un detenido tras intentar atropellar a un manifestante

ZARAGOZA: Un padre pierde la custodia de sus hijos por dejarles demasiado tiempo con sus abuelos

MIERES (ASTURIAS): La mujer detenida por maltratar a su bebe acude hoy a prisión